Para probar: Las marineras

con 11 comentarios
Comparte este post!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

La sencillez no está reñida ni con el éxito, ni con lo delicioso de una comida, la prueba es nuestra típica marinera, una de las tapas reinas del aperitivo cartagenero

Cuando un cartagenero se va a tomar el aperitivo hay muchas posibilidades de que una de las cosas que haya en la mesa sea una Marinera.

La marinera no es más (ni mucho menos) que una rosca o rosquilla con ensaladilla rusa encima y una anchoa.

Sutiles son las diferencias entre una marinera deliciosa y otra que no lo sea: la patata de la ensaladilla bien cocida, la mayonesa utilizada, la calidad de la anchoa, ¡una buena rosca crujiente!…

Aunque la elaboración sea muy sencilla el “mundo de la marinera” no es sencillo para el que no sea de la zona ya que tiene variantes.

La anchoa es el punto conflictivo.

Si no te gusta no hace falte que se la quites cuando te traigan La Marinera porque el sabor seguirá en la ensaladilla, si quieres la ensaladilla sola en la rosca debes pedir “Una bicicleta” 

Si tampoco te convence la ensaladilla sola tienes otra opción, pedir “Un Marinero”, es decir, la rosca, la ensaladilla y un boquerón en vinagre en lugar de una anchoa.

La pidas como la pidas recuerda que siempre el mayor reto ante una marinera es comerla sin que se rompa la rosquilla ;D

Otras cosas que tienes que comer en Cartagena son:

– El café asiático

– El caldero

– Los crespillos

– Las empanadillas

– Las tortas escaldadas

– Las migas

– Los cordiales

 

Comparte este post!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

11 Comentarios

  1. Cartagena
    | Responder

    Muchas gracias Felipe por tu comentario! Si te has reído con la última frase es porque has comido muchas marineras, jeje

  2. Salvador Felipe
    | Responder

    Ja, ja, ja Lo que me he reído con la última frase.

    Gracias por tu web, que tan buenas imágenes y recuerdos me proporciona, de parte de un cartagenero en el exilio del centro de la península.

Dejar un comentario